Que Tarjeta de Video Comprar

Miércoles, 10 Septiembre   

Regla 1: Siempre AGP o PCI Express. Por nada del mundo una tarjeta PCI. Si tu placa madre no tiene slot AGP, entonces ni siquiera sueñes con jugar algún juego de última generación. Lo mismo corre para la gente que usa la tarjeta de video integrado en la tarjeta madre.

Segunda regla:
AGP 4X o 8X es prácticamente lo mismo. No gastes más porque la tarjeta que estás comprando es 8X. El ancho de banda de las tarjetas 4X es más que suficiente para una tarjeta de segmento alto.

Tercera regla: Al menos 256 de memoria de video. No mal gastes tu dinero comprando la ultima tarjeta de video que trae solo 64 megas de video, independiente del chip que traiga. 64 megas NO son suficientes. 128 está casi justo. 256 está bien.

Cuarta regla: Prefiere las tarjetas intermedias. Normalmente las tarjetas ni muy baratas ni muy caras son las mejores en rendimiento. La última tarjeta, la top de la top, siempre costará casi el doble que las intermedias y su rendimiento normalmente no es equivalente a la diferencia de dinero. Si quieres jugar a los juegos de última generación debes pensar en gastar al menos 120 mil pesos en una tarjeta que te deje contento. Por menos de 80 mil puedes encontrar muchas tarjetas, pero con ninguna de ellas podrás jugar juegos que requieran hardware de avanzada, por lo que no pierdas tu dinero si lo que quieres es jugar Quake 4 o DOOM 3 con todos los detalles.

Quinta y última regla: No temas a comprar Hardware usado. Mucha gente que siempre está cambiando sus tarjetas de video (conozco algunos que las cambian cada dos meses solo para estar a la “vanguardia”) venden sus tarjetas usadas a un excelente precio (usado normalmente significa un 40% menos del costo de la tarjeta nueva). Eso si prueba en juegos exigentes y asegúrate que estéticamente se vea bien: ventiladores funcionando, sin rayones, golpes, etc. Tarjetas como la Gforce 4 Ti 4200 o la ATI 9600 se venden en cerca de 50 mil pesos… una ganga por excelentes tarjetas.